en Arraigo, Información legal

Una de las dudas más frecuentes que realizan nuestros seguidores es: ¿Es posible trabajar con permiso de arraigo familiar en España? Por eso, en este artículo responderemos a esta consulta habitual. Además, explicaremos todos los detalles interesantes sobre este tipo de permiso.

¿Es posible trabajar con permiso de arraigo familiar?

Cuando un extranjero logra obtener su autorización de residencia, bien cuando se es hijo de español de origen o bien cuando se es padre de un menor de edad de nacionalidad española, esa autorización de residencia vale para trabajar.

No es necesario presentar un contrato de trabajo para que la autorización valga para trabajar. Ya que en el arraigo familiar van a pedir dos requisitos muy importantes. Uno de ellos es que no tengamos antecedentes penales. Y el otro es que acreditemos nuestra condición o de hijos de españoles de origen o de padres de un menor de edad español.

Una vez acreditado, sin necesidad de portar un contrato, la autorización que obtendremos de un año por circunstancias excepcionales de arraigo familiar, valdrá para trabajar. Además, podremos estar empleados tanto por cuenta ajena como por cuenta propia. Así, el extranjero con esta autorización, podrá ejercer libremente como autónomo o como empleado.

Esta autorización no es solamente válida, sino que es muy importante trabajar para obtener el arraigo familiar, ya que facilita mucho su obtención. Pero veamos otras cuestiones importantes.

¿Afecta esto a la renovación? ¿Se puede perder?

Es importante tener en cuenta que es igual de fácil conseguirlo que perderlo. Esto puede provocarse cuando al año se pretende renovar la tarjeta y no se ha realizado actividad laboral. Es primordial tener cuidado con ello.

Por lo tanto, no solamente la autorización de residencia por circunstancias excepcionales de arraigo familiar sirve para poder trabajar, sino que es imprescindible que el extranjero que ha obtenido ese permiso de residencia en España por arraigo familiar empiece a trabajar lo más pronto posible. Si no se trabaja, puede suponernos un problema serio a la hora de solicitar la renovación.

Cuando llega el momento de realizar la renovación, más que una renovación se hará una modificación. En ella se mirará que durante ese primer año de posesión de la tarjeta, ese extranjero ha estado trabajando los mínimos legales para poder hacer el cambio a su segunda tarjeta de residencia, a la de 2 años.

En conclusión, el arraigo familiar sirve para trabajar. Pero es esencial que comenzar a trabajar cuanto antes para evitar problemas con la renovación.

Enlaces de interés:

Introduzca su búsqueda y pulse Enter