en Prensa, Sala de Prensa

Una aplicación de subtitulado para hacer el teatro más accesible, una tienda de chucherías especializada en intolerancias alimentarias o un robot abogado son algunas iniciativas emprendedoras impulsadas por mujeres inmigrantes residentes en España, caracterizadas por su carácter innovador y su lucha contra la desigualdad de oportunidades.

Es el caso de la polaca residente en Málaga Natalia Irena Gladysz, que ha impulsado una aplicación electrónica llamada «Applaudi» con la que busca mediante subtítulos y audiodescripción en distintas lenguas de las obras de teatro que estos se llenen de extranjeros que no hablan el idioma local y de personas con discapacidad visual y auditiva.

«Estamos intentando que el teatro sea accesible, porque no lo es todavía y le cuesta», ha indicado en declaraciones a Efe, en las que ha asegurado que la recepción ha sido muy buena, ya que el mundo dramático español «reconoce la necesidad de llenar más las butacas» y, por lo tanto, «la innovación es bienvenida».

Natalia Irena Gladysz ha explicado que este proyecto nació de su pasión por el teatro, que cultivó durante sus años como estudiante en Londres, y por la necesidad de emprender hace dos años, ya como residente en España, ante una situación laboral compleja por la dificultad de acceso al mercado de trabajo como inmigrante.

«Llegué hace casi diez años a España, en plena crisis. Tú como inmigrante casi siempre te vas formando, vas estudiando idiomas, vas estudiando sola para seguir mejorando tus posibilidades», ha relatado Gladysz, que ha explicado que no veía «muy claro» el mercado de trabajo para ella, por lo que emprender le resultó «obvio».

Actualmente, el proceso de elaboración de «Applaudi» está en su fase final, se encuentra en negociaciones para implantarse en distintos teatros en la provincia de Málaga y la expectativa de su creadora es dar el salto «pronto» a Madrid e internacionalizar el proyecto «cuanto antes».

Gladysz fue reconocida el pasado abril en la categoría «Mujer emprendedora» en los Premios Moneytrans 2019, dirigidos a los inmigrantes emprendedores de toda España, en unos galardones que tuvieron marcado carácter femenino, ya que las condecoraciones acabaron en manos de mujeres.

Entre las galardonadas, se encuentran también la abogada Neyvi Tolentino y su proyecto «Roberta», un robot jurista que optimiza mediante técnicas de inteligencia artificial la labor en los bufetes; la joven Andrea Dragomir y su iniciativa de moda folclórica «Meraki Design» o Juliana Maruri y su empresa de manufacturación ecológica «Bagloop».

Por su parte, la colombiana residente en Cártama (Málaga) Nancy Pérez también fue una de las candidatas a estos premios con su tienda de golosinas especializada para diabéticos, celiacos e intolerantes a la lactosa «Chucheland», una particularidad que no ha encontrado en ningún otro comercio en Andalucía y con la que busca «una sonrisa para todos».

«Yo estudié Educación Infantil y estudié Empresariales en mi país, pero, al llegar aquí, era una inmigrante, simple y llanamente una inmigrante», ha indicado Pérez en entrevista con Efe, donde ha explicado que las ofertas de trabajo que recibía eran para ejercer como limpiadora o como cuidadora de ancianos.

Ante esta situación, Nancy Pérez decidió emprender su propio negocio enfocada en el público infantil e inspirada por la diabetes de la hija de una vecina y por la intolerancia al gluten de su propia hija, aunque tuvo momentos de desencanto ante las dificultades económicas y el papeleo que han de afrontar los emprendedores.

«Cuando empecé a montar la tienda, hubo días que lloraba, días que estaba feliz y días que decía que se acabó», ha incidido Pérez, que ha asegurado que finalmente lograr sacar adelante la tienda es «gratificante» y se encuentra «contenta» de haber emprendido y del esfuerzo de sus hijas, que han estado con ella «al pie del cañón». EFE

 

Introduzca su búsqueda y pulse Enter