en Sin categoría

De acuerdo con la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, la Policía no puede retener el pasaporte de un inmigrante irregular. Esta práctica se venía haciendo como medida cautelar tras remitirse una orden de expulsión.

Reforma a la Ley de Seguridad Ciudadana

La modificación que se comenta recae particularmente en el artículo 13.2 de la Ley de Seguridad Ciudadana. Éste establece que los extranjeros no podrán ser privados de su documentación de origen. Salvo en el curso de investigaciones judiciales de carácter penal. Aunque el precepto no introduce un cambio expreso en la Ley de Extranjería, sí contradice abiertamente su artículo 61.1c. Dicho artículo permite a la Policía retener el pasaporte de un inmigrante como medida cautelar en un procedimiento de expulsión.

Por su parte, la Subcomisión de Extranjería del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) se posicionó al respecto resaltando lo discreto y explícito del cambio. Para la CGAE, éste remedia una situación inadmisible en tanto afecta directamente a los portadores del documento. Pero no solo eso, la situación puede haber significado también una problemática importante en cuanto a relaciones internacionales. Es importante recordar que el pasaporte es un documento público que emite y que, por tanto, es propiedad de un Estado extranjero. Dicho documento sirve para la identificación de sus ciudadanos en el exterior.

Valor del pasaporte

El pasaporte no es titularidad de la persona que lo porta sino del país que lo emite, pero no por esto deja de ser vital para la persona que lo porta. De hallarse en el exterior, un extranjero puede utilizar su pasaporte para realizar distintos trámites como pagar con tarjeta, alquilar una vivienda u obtener un abono de transportes, por citar ejemplos dentro de lo cotidiano.

En definitiva, la imposición de medidas cautelares sirve a la Policía para establecer un control periódico sobre personas que cuentan con orden de expulsión. Sin embargo, la práctica que implica la retención del pasaporte como medida alternativa destacada en la Ley de Extranjería, no solo obstaculiza el proceso de expulsión (que viene a ser la prioridad máxima de los cuerpos de seguridad del Estado), sino que además priva al extranjero de tener una identidad. Un hecho más perjudicial que cualquier otro, pues viola expresamente los derechos del extranjero.

¿Qué pasa si la Policía decide retener el pasaporte de un inmigrante?

El pasaporte suele retenerse hasta que se suspende la orden de expulsión. Esto ocurre, por ejemplo, cuando la autoridad decide imponer en su lugar una sanción de multa. Sin embargo, muchas Oficinas de Extranjería aplican esta normativa de acuerdo a otros parámetros que pueden contradecirse entre sí. Se han dado casos donde el pasaporte sigue retenido, a pesar de que la expulsión se haya desestimado.

Teóricamente, no es necesario que la policía tenga el pasaporte original para proceder con una expulsión. Con una fotocopia del documento, una vez el procedimiento se ha puesto en marcha, puede valer para estos casos. De cualquier manera, la medida implica un problema mayor para cualquier extranjero en situación irregular. Como se ha indicado antes, el pasaporte le sirve como único documento para acreditar su identidad.

Así pues, los ciudadanos extranjeros a los que se haya retirado su documentación en el marco de procesos sancionadores de extranjería, tienen la posibilidad de solicitar, si no se produce de oficio, la devolución de su documento. Esto puede llevarse a cabo en tanto la medida cautelar haya quedado sin cobertura legal.

Enlaces de interés:

Introduzca su búsqueda y pulse Enter