en Sin categoría

Principales diferencias entre arraigo social y arraigo laboral

Cuando un ciudadano extranjero se encuentra en España en situación irregular, en determinadas circunstancias y cumpliendo ciertos requisitos, podrá obtener una autorización de residencia por circunstancias excepcionales. Aquí te explicamos las diferencias entre arraigo social y arraigo laboral.

Entre las principales autorizaciones de residencia por circunstancias excepcionales existen tres que son las más comunes, o utilizadas: el arraigo familiar, el arraigo social y el arraigo laboral.

Es muy común, por la naturaleza de estas autorizaciones, confundir el arraigo social con el arraigo laboral. Para obtener una autorización de residencia por arraigo social es necesario contar con un contrato de trabajo, lo que hace que se identifique erróneamente este arraigo social con el arraigo laboral.

Diferencias entre arraigo social y arraigo laboral

Para evitar la confusión, os explicamos cuáles son las principales diferencias entre el arraigo social y el arraigo laboral:

* La primera diferencia la encontramos en el tiempo de residencia mínimo exigido.

Para solicitar un arraigo laboral debemos acreditar 2 años de residencia previa en España.

Para solicitar un arraigo social tendremos que acreditar 3 años de residencia.

Por otro lado, para poder solicitar una autorización de residencia por circunstancias excepcionales de arraigo social debemos acreditar que tendremos medios económicos para nuestro sostenimiento durante el tiempo de vigencia de la autorización. Es decir, tendremos que aportar un contrato de trabajo o un proyecto de actividad para trabajar por cuenta propia, como autónomo. De no aportar ninguno de los dos, aunque podamos también llegar a obtener una autorización de residencia (por acreditar la disponibilidad de medios económicos por otra vía), no tendremos aparejada una autorización de trabajo, es decir, podremos residir de manera regular, pero no podremos ejercer ningún tipo de actividad económica.

Con el arraigo laboral no es necesario aportar contrato ni proyecto de actividad para poder obtener la autorización de trabajo. Sin embargo, es necesario acreditar que, al menos durante 6 meses, hemos estado trabajando sin contrato de trabajo.

Para acreditar esto será necesario aportar documentación que confirme que se ha trabajado sin autorización y contrato. Para ello, será necesario denunciar al empleador. Además, se deberá aportar la documentación acreditativa de la existencia de dichas relaciones laborales, que podrá ser:

  • Resolución judicial o acta de conciliación en vía judicial que la reconozca, o
  • Resolución administrativa confirmatoria del acta de infracción de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social que la acredite.

Enlaces de interés:

Introduzca su búsqueda y pulse Enter