en Apostilla de La Haya y Legalización de documentos, Información legal

La traducción jurada de documentos extranjeros es un trámite esencial en los procedimientos de extranjería en España, pues la documentación debe estar en lengua española para que las Administraciones Públicas la acepten.

Si es tu caso y te han pedido la traducción jurada de tu documentación, pero tienes dudas al respecto, en este artículo te las iremos despejando punto por punto, empezando por la pregunta más sencilla:

¿Qué es una traducción jurada?

La traducción jurada es un tipo de traducción que tiene carácter oficial. Por lo tanto, puede ser presentada y aceptada ante organismos públicos. También se la suele denominar «traducción certificada» o «traducción oficial».

Este tipo de traducciones van selladas y firmadas por un Traductor Jurado debidamente autorizado. Por lo tanto, no las puede realizar cualquier traductor, sino uno que ostente dicho título.

¿Por qué la Administración solicita la traducción jurada de documentos extranjeros?

Según el artículo 15 de la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas:

«La lengua de los procedimientos tramitados por la Administración General del Estado será el castellano. No obstante lo anterior, los interesados que se dirijan a los órganos de la Administración General del Estado con sede en el territorio de una Comunidad Autónoma podrán utilizar también la lengua que sea cooficial en ella».

Es decir, que si los documentos necesarios para tu procedimiento de extranjería fueron originalmente emitidos en una lengua diferente al español (o a alguna de las lenguas cooficiales, en las Comunidades Autónomas en las que las haya), deben traducirse para presentarlos ante las Administraciones Públicas españolas. Y para que dicha traducción sea aceptada debe ser una traducción de validez oficial: una traducción jurada.

¿Cómo consigo la traducción jurada de mis documentos extranjeros?

No sirve cualquier traductor, sino que necesitas uno que esté debidamente autorizado para emitir traducciones juradas.

En cada país esta figura profesional se regula de manera diferente. En España, es el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación quien nombra y autoriza a los Traductores Jurados (el nombre completo es Traductor-Intérprete Jurado).

Para conseguir la traducción jurada de tus documentos extranjeros, debes contactar con uno de estos traductores. El Ministerio pone a disposición del ciudadano una lista actualizada de los Traductores-Intérpretes Jurados, clasificada por idiomas y provincias.

 

¿Tengo que enviar al traductor jurado los originales de mis documentos?

No hace falta que envíes los originales físicos. Simplemente con que envíes una copia escaneada por correo electrónico (o una fotografía), ya con eso el traductor podrá trabajar.

Eso sí, es importante que el escaneo sea legible. Es decir, que los laterales no estén cortados o que el texto no se vea borroso. Además, si hay firmas o sellos en el documento (incluso si están en el reverso), estos también tienen que poder visualizarse porque debe quedar constancia de todos ellos en la traducción jurada.

Pero antes de poner en marcha la traducción jurada, lo primero que tienes que haber hecho es legalizar los originales para que surtan efectos en España.

Salvo que exista un convenio o acuerdo internacional que exima de su legalización, el documento original debe legalizarse, bien mediante la Apostilla si el país emisor es firmante del Convenio de la Haya, o bien, si no es firmante, según el procedimiento correspondiente en cada caso particular.

 

¿Qué aspecto tiene una traducción jurada? ¿Cómo sabré que todo es correcto cuando la reciba?

Las traducciones oficiales se regulan de forma diferente. Por lo tanto, en este párrafo me voy a ceñir a los requisitos que se exigen en España.

Una traducción jurada es válida en su formato impreso. Las fotocopias o escaneos no sirven. Solamente se puede presentar el documento originalmente emitido por el Traductor Jurado en papel.

Este documento debe contener el sello y la firma del Traductor Jurado en todas sus páginas, así como la fecha de emisión.

También debe incluir la certificación del Traductor-Intérprete Jurado, formulada según se especifica en la normativa vigente.

Por último, la traducción jurada debe ir acompañada de una copia del original. Dicho documento también tendrá que estar sellado, firmado y fechado por el Traductor Jurado en todas sus páginas.

 

¿Cuánto costará mi traducción jurada de documentos extranjeros?

La traducción jurada de documentos extranjeros suele ser más costosas que una traducción normal o simple. Esto se debe a la responsabilidad que adquiere el Traductor Jurado al sellarla.

El precio se calcula normalmente por palabra, aunque hay quien cobra por página o por documento. Pero la medida más corriente es el volumen de palabras del documento. Por lo tanto, el precio final dependerá de este factor.

Así que, si quieres saber cuánto costará tu traducción jurada de documentos extranjeros, lo mejor es que envíes tus originales escaneados al traductor para que te haga un presupuesto ajustado a tu caso.

Esperamos haberte resuelto las dudas que pudieras tener con respecto a las traducciones juradas. No obstante, si necesitas ayuda o realizar cualquier otra consulta, en Tolentino Abogados te asesoraremos según tu caso concreto. Puedes enviarnos tu consulta a www.tolentinoabogados.com/consulta-web-gratuita

 

Biografía de la autora

Lourdes Yagüe Lobo es Traductora Jurada de inglés, nombrada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Está especializada en traducción jurídica de inglés y francés hacia el español y ejerce desde 2009. En 2013, comenzó su andadura como autónoma y lanzó LYL Traducciones Profesionales.

Enlaces de interés:

Introduzca su búsqueda y pulse Enter