en Información legal, Residencia y Trabajo

Todos sabemos que en el momento de contraer matrimonio con un español o ciudadano comunitario, adquirimos el derecho a residir y trabajar en España al convertirnos en familiares de un ciudadano de la UE. Por lo tanto, tenemos derecho a establecernos en España con nuestro cónyuge. Pero, ¿qué ocurre si el cónyuge extranjero ya es titular de una autorización de residencia? Si tuviera una tarjeta de larga duración, ¿podría conservarla o debería modificar su autorización por una del régimen comunitario?

La normativa de extranjería distingue dos regímenes distintos:

Por una parte, el régimen general sobre los derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social. Desarrollada en el Reglamento RD 557/ 2011 de 20 de abril.

Dicho régimen se aplica a los extranjeros residentes en España y a sus familiares. Siempre y cuando, ninguno ostente la nacionalidad española, ni la nacionalidad de cualquiera de los distintos Estados miembros de la UE ni del EEE.

Por otra parte, el régimen comunitario sobre entrada, libre circulación y residencia en España de ciudadanos de los Estados miembros de la Unión Europea y de otros Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo.

Este régimen regula las condiciones para el ejercicio de los derechos de entrada y salida, libre circulación, estancia, residencia, residencia de carácter permanente y trabajo en España por parte de los ciudadanos de otros Estados miembros de la Unión Europea y de los restantes Estados parte en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (EEE), así como de los familiares, cualquiera que sea su nacionalidad, cuando le acompañen o se reúnan con él.

Es decir, este régimen será de aplicación a los ciudadanos UE y sus familiares residentes en España.

Por lo tanto, ¿qué ocurre si un residente legal en España, al cual se le aplica el régimen general, contrae matrimonio con un español o ciudadano comunitario?

¿Debería cambiar de régimen al convertirse en familiar de comunitario? ¿Y si tuviera una tarjeta de larga duración?¿Podría conservarla en este caso?

Lo cierto es que al convertirnos en familiares de comunitario nos corresponde un régimen distinto al actual. Por lo tanto, debemos modificar nuestra tarjeta a las contempladas en el régimen comunitario.

Si el extranjero ya es titular de una tarjeta de larga duración, la modificación al régimen comunitario no acarrea mayores cambios en las condiciones de residencia del extranjero. Son tarjetas bastantes similares. Ambas reconocen el derecho a residir y trabajar en las mismas condiciones que cualquier español.

Por tanto, el cambio es lo más normal. Pero puede ocurrir que no se cumpla con los requisitos para la concesión de la tarjeta comunitaria. Por ejemplo, que ninguno de los dos está trabajando en ese momento o que no se cuenten con seguros médicos. En este caso, al no poder realizar el cambio, el extranjero podría mantener su tarjeta actual.

Recordamos que, para realizar el cambio de régimen cuando ya somos titulares de una tarjeta de larga duración, la modificación correcta sería pasar de una tarjeta permanente del régimen general a otra permanente del régimen comunitario, por lo que el interesado deberá solicitar una tarjeta comunitaria permanente para que, una vez realizado el cambio, quede equiparado en cuanto al reconocimiento de derechos.

Enlaces de interés:

Introduzca su búsqueda y pulse Enter