en Información legal, Nacionalidad

Si durante el procedimiento de nacionalidad se produce un divorcio con mi cónyuge español, ¿puede ser motivo de denegación? ¿Son compatibles divorcio y nacionalidad española? Aquí en este artículo respondemos las dudas de divorcio y nacionalidad española en procedimiento.

Una de las preguntas más frecuentes de aquellos extranjeros casados con ciudadanos españoles es:  “si he solicitado la nacionalidad española con la reducción de plazo de un año por estar casado con español, ¿qué ocurre si me divorcio durante el proceso?”

Procedimiento de divorcio y nacionalidad española: ¿Qué hacer?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la normativa española no contempla un “procedimiento de nacionalidad por matrimonio”. El procedimiento de solicitud es el mismo que para cualquier otro extranjero residente legal en España: nacionalidad española por residencia. La única diferencia es que, en lugar de tener que cumplir los plazos de residencia legal que se exigen conforme a su nacionalidad de origen, si el extranjero llevare un año de matrimonio con español, el plazo exigido se reducirá a un año.

Por ejemplo, a un ciudadano marroquí se le exigen diez años de residencia legal en España, pero si contrae matrimonio con ciudadano español (un año de matrimonio), bastará con un año de residencia legal para poder solicitar la nacionalidad a través de este mismo proceso.

Por tanto, partiendo de la base de que el matrimonio no es el motivo de concesión de la nacionalidad, si durante el procedimiento se produce un divorcio, este hecho no debería ser motivo de denegación.

El hecho de estar casado con un ciudadano español nos beneficia para poder iniciar los trámites de obtención de la nacionalidad española al año del matrimonio y de residencia. Sin embargo, se trata de una nacionalidad por residencia. El derecho a la nacionalidad nos lo da nuestra situación de residencia legal y de integración en España.

Estar casado supone un incremento de esa vinculación con España puesto que tenemos familiares españoles. Pero esto no quiere decir que sea el español el que nos da la nacionalidad. Por tanto, aún con la disolución del vínculo matrimonial podrá seguir teniendo la posibilidad de adquirir la nacionalidad española.

Tarjeta comunitaria en caso de divorcio

Lo cierto es que, si estamos pensando en iniciar los trámites de divorcio con nuestro cónyuge español, deberíamos preocuparnos, en un primer momento, por nuestra tarjeta comunitaria, porque el hecho de perderla, sí que podría afectar a nuestro proceso de nacionalidad española al perder nuestra condición de residente legal en España, lo cual es un requisito imprescindible para solicitar la nacionalidad española.

Como sabemos, es el vínculo con el ciudadano español lo que nos da derecho a solicitar la tarjeta comunitaria. Por lo tanto, la disolución del mismo conllevaría a la extinción automática de nuestra tarjeta. Salvo que nos encontremos en el supuesto que nos permita el mantenimiento de la misma aún produciéndose el divorcio.

Enlaces de interés:

Introduzca su búsqueda y pulse Enter